Close

Take Appointment

(to prove you're a human)

Blog

Higiene postural: la silla ergonómica

Published at 15/01/2014 18:26

Llamamos higiene postural al conjunto de costumbres y hábitos en nuestro día a día que nos ayudan a mantener en cada actividad una correcta postura para prolongar la salud de nuestra columna y cadenas musculares.

En un porcentaje muy elevado de los pacientes que tratamos en The Fix Room con molestias en la espalda sobre todo, las causas se deben en su mayoría a malas posturas prolongadas.

Cada vez somos más los que trabajamos con un ordenador y es en esas 8 horas que nos pasamos sentados frente a él cuando una forma incorrecta de sentarse nos pasa factura.

Siempre os recordamos cómo hacerlo :

Sentados sobre el glúteo (hay que notar el isquión) no sobre el sacro ni sobre los muslos, las piernas juntas en un angulo de 90 grados o un poco más, preferiblemente apoyadas en un escaloncito el lugar de en el suelo, los brazos también a 90º respecto de la mesa, codos pegados al cuerpo, y si se trabaja con ratón la muñeca ligeramente levantada en una almohadilla y la pantalla del ordenador en linea recta con nuestros ojos.

Son muchas cosas y no es fácil, y aunque empezamos bien el paso de las horas, el cansancio, el aburrimiento o el estrés y la inmovilidad, nos hacen ir escurriéndonos de la silla y colocándonos de cualquier manera.

Predicando con el ejemplo, hemos adquirido para nuesta oficina una silla ergonómica. Es una de esas sillas que tienen para apoyar las rodillas también y que parecen tan incómodas.

Bien, pues no lo son en absoluto.

Después de probarla nos parece muy recomendable puesto que en estas sillas no hay manera posible de sentarse mal.

Al apoyar las rodillas la pelvis se bascula en la posición correcta, ligeramente hacia atrás, para sentarnos sobre los isquiones, colocando automáticamente toda la columna sin tensionarla y permitiendo relajarse los hombros también.

Al principio puede parecer muy extraño, pero te notarás menos cansado tras tantas horas de trabajo. Además, en esta silla al no poder escurrirnos, si necesitamos movernos o cambiar de postura (que es necesario hacerlo cada hora como mínimo) nos vemos obligados a levantarnos, en lugar de cambiar a una mala postura para sobrecargar otros músculos en lugar de dar descanso a los que lo necesitan.

Es cierto que son unas sillas caras, pero en el mercado de segunda mano las hay casi nuevas y a precios imbatibles.

¡Os la recomendamos!